Páginas vistas en total

domingo, 4 de septiembre de 2011

Goodbye verano

Aunque todavía faltan semanas para que oficialmente acabe oficialmente el verano, ya se va notando en el ambiente la llegada del odioso otoño, cargante de estrés, de madrugones, de interminables atascos.

Y a pesar de que a muchos les pise los talones el final de las vacaciones, otros tantos empiezan ahora su agosto, como las industrias papeleras o las universidades y los centros privados de educación, cuyos bolsillos rebosan de dinero en estos días de nuevas matrículas.

Pero tampoco debemos olvidarnos de todos aquellos que, sin poder remediarlo, empalman junio con septiembre sin que los meses más calurosos del año alteren su calendario.

Yo, con vuestro permiso, voy a disfrutar de las dos semanas de libertad condicional que me quedan, porque más adelante no serán más que bellos recuerdos entre apuntes que se amontonan.






jueves, 16 de junio de 2011

Cuando aparece Murphy por los exámenes...

Fijo que a más de uno le ha pasado...
Algunas son de mi propia cosecha.
Disfrutar y... ¡¡mucha suerte!!



  1. Todo aquello que no hayas podido estudiar entrará en el examen.
  2. Todo lo que habías considerado como irrelevante entrará.
  3. Todo aquello que habías considerado como relevante el profesor en cambio, no.
  4. Cuando repases tus apuntes el día antes del examen, te darás cuenta de que lo más importante es lo menos legible. 
  5. La noche antes del examen siempre te mandarán apuntes nuevos o preguntas que no habías estudiado.
  6. Si se permite llevar apuntes o libros al examen, éstos se te olvidarán.
  7. El tiempo que se tarda en buscar la goma de borrar es inversamente proporcional al tiempo que falta para terminar el examen.
  8. Si sólo dispones de un bolígrafo éste se gastará a la mitad del examen.
  9. Si llevas lápiz se te olvidará meter en el estuche el sacapuntas.
  10. Si llevas portaminas, llevarás sacapuntas, pero no minas de repuesto.
  11. Las pilas de la calculadora, que te han durado todo el año, se acabarán en mitad de tu examen, justo cuando estes haciendo la operación más dificil.
  12. El tiempo que tarda en secarse el tipex es proporcional al tiempo que tarda en olvidarse lo que tenías que poner en ese espacio en blanco.
  13. La probabilidad de olvidarse de una palabra clave es mayor cuanto más sencilla y tonta sea dicha palabra.
  14. La claridad de la escritura es inversamente proporcional al tiempo que falta para finalizar el examen.
  15. El momento escogido por el profesor para hacer alguna aclaración clave siempre es el momento en el que más absorto te encuentras en tus pensamientos.
  16. Si dudas entre dos opciones, la respuesta que finalmente no decidiste marcar será la correcta.
  17. Si dudas entre dos opciones, y tras seleccionar una decides en el último momento cambiarla por otra, la respuesta correcta será aquella que seleccionaste en un principio.
  18. En una pregunta donde no existe la opción: Todas son correctas, siempre habrá más de una que te parezca correcta.
  19. En una pregunta de verdadero o falso siempre será la opción contraria a la que hayas marcado por el hecho de haber pasado por alto el NO en mayúsculas y subrayado.
  20. Si hay dos opciones de examen siempre te tocará las más difícil.
  21. Si son varios los profesores los que examinan o corrigen el examen siempre te tocará el más exigente.
  22. El tiempo que se tarda en aprender algo nuevo es inversamente proporcional al tiempo que se tarda en olvidarlo.
  23. Da igual el tipo de examen, el profesor siempre tarda más tiempo en corregir los examenes que el que le dedicaste en aprender su asignatura.

miércoles, 15 de junio de 2011

When memories appear



Fue aquel día, nuboso y gris, cuando te vi por primera vez, cuando nuestros labios se rozaron y me diste a probar la jalea más dulce sin ser abeja reina en tu panal.
Aquel banco fue testigo de nuestra lujuria, que, aun habiéndola abandonado, volvía a nosotros para quedarse enredada entre mi pelo y tus dedos.
La soledad era mi droga y el antídoto fue tu presencia.
Fue aquel día.
Fue aquel día y sigue siendo hasta hoy.

martes, 5 de abril de 2011

Bultur en el Festival Wolfest en Joy

Siempre hay una primera vez para todo, incluso para estar de concierto un domingo por la noche.






No importaba que al día siguiente muchos tuviéramos que madrugar. Nos mostrábamos indiferentes ante ese mal tiempo que no nosacompañó durante la tarde. Daba igual el hecho de estar calados hasta los huesos con ese inesperado chaparrón que nos pilló de sorpresa (y sin paragüas). No había dolor para ese cardenal que el puerta, generosamente, me había hecho en el revés de la mano al ponerme el sello que nos daba la oportunidad de salir y entrar a nuestro antojo en Joy.

Nada importaba esa tarde pues Bultur participaba en el Festival Wolfest y los ánimos y la emoción a flor de piel.

Mucho antes de que tocaran ya estabamos allí armando jaleo dentro de la sala amenizando el tiempo de espera poniendo de manifiesto nuestro gran grado de retraso mental y haciendo fotos, o intentos de las mismas; muchas absurdas y otras... más todavía.



Lo cierto es que pude comprobar (nuevamente como en otras muchas ocasiones) que cuanto mejor te lo estás pasando más deprisa corren las putas manecillas del reloj, y sí digo putas porque del lunes al sábado las horas eran eternas y la tarde del domingo en cambio se me pasó en un momento... pero qué momento... o mejor debería decir qué momentos... como cuando de la boca del jurado salió el nombre de Bultur... la euforia estalló en la sala y entre vítores y aplausos subían al escenario para recibir el mericidísimo PREMIO SENNHEISER.






Una vez más nos dejaron sin palabras, y lo digo literalmente, porque todos nos dejamos la voz durante el concierto y también después, ante ese estropeado sonómetro que sin duda alguna lo que menos medía eran decibelios...

Sin duda fue una tarde-noche de domingo inolvidable, con una mezcla de sensaciones y emociones difíciles de poder expresar. Quizás por eso me sentí tan feliz este lunes por la mañana, muy contradictorio a como me suelo sentir el resto de vulgares lunes ... por formar parte de todos los afortunados que vivimos en primera persona esta gran emoción.





Ya sabéis, para la próxima... que no os lo cuenten.

lunes, 21 de marzo de 2011

Las dos semanas más largas de la historia...

No había tenido en toda la carrera unas prácticas que hubieran creado en mí tanto dilema.



¿Cómo calificarlas? ¿Las peores que hemos tenido hasta ahora? ¿O bien las más instructivas?

Esta entrada sobretodo va dirigida hacia los alumnos que o bien ya han cursado (o bien lo harán en algún momento) las prácticas de Biofarmacia y Farmacocinética de Farmacia de la Universidad de Alcalá.

No quiero desmotivar, ni mucho menos, a todos aquellos que aún no las han hecho, y los que ya las han hecho, sabrán de qué hablo. Sólo quiero plasmar mi vivencia durante estas dos últimas semanas y dar a conocer el motivo de ausencia durante todo este tiempo.


Si por algo se caracterizan estas prácticas es por su duración. No por la realización del experimento en sí, si no por la realización del cuaderno. Ese cuaderno que tantos quebraderos de cabeza nos ha traído. Ese cuaderno compuesto por más de treinta tablas con sus correspondientes gráficas (el número exacto no me acuerdo porque ya perdí la cuenta...). Más de treinta gráficas hechas a mano, que no a ordenador, por lo que es entendible que te dejen un par de días tras finalizar las prácticas para poder terminarlo.

Y después de todo esto, muchos me tacharéis de masoca o bien atribuiréis la pérdida de mi cordura al hecho de haberme pasado horas y horas frente al papel milimetrado, si digo que, aún con todo esto, creo que han sido las mejores que he tenido.

Y no me corto un pelo en admitirlo.

Y son las mejores por un único motivo. Un motivo que ha sido el que me ha dado la energía suficiente para trasnochar día sí y día también y aguantar toda esa carga de trabajo; y ese motivo ha sido el hecho de llegar a clase y entender (por fin) el lenguaje del profesor que, cuando explicaba antes, apenas entendía; el hecho de que por tratar tantos datos en el laboratorio, los problemas de clase me parecieran menos difíciles; y el hecho de que si entiendes las prácticas y las trabajas bien, tienes la asignatura aprobada.

¿Verdad que no están tan mal una vez pasadas? ;)